Longitud de las cuerdas dobles

Foto por Unsplash

Antiguamente los escaladores utilizaban cuerdas dobles de 40 metros, pero con la experiencia se dieron cuenta que en algunos casos se quedaban cortos, así que empezaron a utilizar las de 45 y 50 metros. Más tarde, con la influencia de la escalada deportiva, aparecieron las de 60 y actualmente incluso se utilizan cuerdas de 70 metros.

Y ahora viene la pregunta: ¿Cuál es la longitud idónea? En realidad la respuesta es: depende. Vamos a ver las ventajas e inconvenientes de cada caso.


Cuerdas dobles de 45-50 metros

LO BUENO

  • La mayoría de largos naturales no suelen tener más de 40 metros, a menos que los fuerces saltándote los puntos de reunión que te ofrece la pared. Utilizando cuerdas de 45-50 metros recuperas menos cuerda en cada reunión, así que te cansas menos y ahorras tiempo. Este es un punto importante ya que las maniobras son muy ágiles y se nota muchísimo.
  • Llevas menos peso: teniendo en cuenta que una cuerda para uso doble suele pesar unos 50 gramos por metro, el peso que te ahorras entre las dos cuerdas es de entre un kilo y un kilo y medio, respecto a las cuerdas de 60, y de entre dos kilos y dos kilos y medio respecto a las cuerdas de 70. Por otro lado, al hacer largos más cortos también necesitas menos material para asegurarte.
  • Te impide escalar largos demasiado largos, evitando situaciones peligrosas por culpa del roce o por la falta de comunicación con el compañero. 
  • Te obliga a hacer rápeles más cortos, reduciendo así las posibilidades que se te enganche una cuerda por realizar rápeles demasiado largos.

LO MALO

  • Tienes menos recursos materiales para casos de emergencia, como descolgar el primero hasta la reunión, realizar un descenso complicado o disponer de menos metros ante un posible corte de cuerda por caída de piedras.
  • Algunos aperturistas abren vías con largos de más de 40 metros. Si utilizas cuerdas cortas tendrás que prevenir esto, examinar bien las reseñas y si es necesario, llevar material adicional para montar tus propios puntos de reunión.

RESUMIENDO

Utilizar cuerdas cortas permite escalar ágil y ligero pero requiere un buen olfato para prevenir situaciones complicadas que se pueden originar por la falta de metros.


Cuerdas dobles de 60 – 70 metros

LO BUENO

  • Puedes hacer largos muy largos, montar menos puntos de reunión y por lo tanto realizar menos maniobras. Esto es ideal en escaladas tipo “Big Wall” donde hay que subir petates, hamacas, etc.
  • Tienes más posibilidades de bajar por la misma ruta. Esto no solo es una ventaja para realizar una retirada, también para casos donde el descenso por otra vertiente de la montaña complicaría mucho la logística de la actividad.
  • Al disponer de más material tienes un margen adicional de seguridad para casos de emergencia en general.

LO MALO

  • Tener cuerdas largas suele inducir al escalador a meterse en líos, como por ejemplo, saltarse un punto natural de reunión. Esto es un problema ya que en ocasiones se desaprovecha la oportunidad de montar una reunión cómoda y segura, se pierde comunicación con el compañero, se acaba el material para asegurarse, se agudiza el roce de la cuerda, etc. Lo mismo ocurre con los rápeles: si son demasiado largos los enganches de cuerda son más probables y tener un enganche en según que sitios te puede meter en un buen lío.
  • Llevas más peso y tienes que recuperar más metros en cada reunión, así que la escalada suele ser menos ágil.

RESUMIENDO

Las cuerdas largas ofrecen un buen margen de maniobra y seguridad, pero a costa de cargar más peso. A parte, tener la costumbre de apurar la longitud de una cuerda larga nos puede llevar a situaciones peligrosas.


Conclusiones

Optar por cuerdas más largas o más cortas va a depender del tipo de escalada que quieras realizar, pero sobre todo, de la forma que tengas de concebir una ascensión. Las cuerdas cortas aportan ligereza y agilidad y las largas más flexibilidad y un margen adicional de seguridad.

Aunque en realidad en montaña todo es relativo. Hay momentos donde la agilidad también te aporta seguridad.