Análisis de la gestión de la cadena de seguridad


Esta vez me junté con dos amantes de la roca metamórfica para fotografiar una ruta de escalada tradicional situada en el municipio de Gualba.

El itinerario se compone de dos secciones diferenciadas: una fisura hasta media pared y una placa con vetas de cuarzo hasta el final. La segunda sección es muy emocionante ya que sólo permite emplazar un punto de protección. Esto obliga a escalar unos cuantos metros sin escaqueos, aunque la vía en realidad no es especialmente expuesta, pues la caída es muy limpia.

En cuanto a la dificultad, dijeron que 6b, un grado que en estilo tradicional no te puedes confiar, a menos que vayas muy fino en este tipo de escalada.

En las siguientes fotografías vamos a analizar algunos detalles interesantes de la ascensión de esta ruta: cómo se aseguran los escaladores y cómo gestionan la cuerda simple:

Primeros metros.
Inicio de la sección difícil.
Escalada tradicional
Fíjate en los detalles de la foto superior:

1. El escalador ha utilizado un mosquetón de rosca en el último seguro, antes de empezar una sección larga sin posibilidad de asegurarse. El objetivo es que la cuerda no se pueda deschapar accidentalmente bajo ningún concepto. Aún así, hay que vigilar que la rosca del mosquetón no se quede atascada con los aros de la cinta, y dicho connector acabe trabajando en horizontal (ocurre).

2. El escalador utiliza cintas largas para que la cuerda fluya mejor entre los seguros, pero si te fijas en el primer anclaje, ha puesto una pieza sin cinta larga con el objetivo de reducir las posibilidades de caída al suelo.

3. La primera pieza es un friend. Si fuera un fisurero, la tensión de la cuerda en caso de caída, podría desencajarlo fácilmente y acabar levantando parte de la línea de seguridad. Un friend bien cerrado evita que esto ocurra.

Haz clic a la foto para verla en detalle.
Escalada tradicional
Impresionante sección con vetas de cuarzo. El cuarzo es tan duro como quebradizo, hay que ir con cautela.
Los Totem Cams siempre acaban entrando en casi cualquier agujero. En caso de dudas, dos piezas mejor que una.
Sección final.
Asegurando al segundo “a la inglesa” para tener una buena comunicación, ver mejor todo lo que ocurre y evitar roces de cuerda indeseados con el borde de la pared. El dispositivo de freno no se pone en el anillo del arnés, sino en el nudo de la cuerda con el arnés, que está reenviado a la reunión. Esto se hace así para que una posible caída no impacte sobre la cintura del que está asegurando, sino sobre la instalación. Dicha técnica es muy utilizada en la Gran Bretaña al no existir descuelgues al final de las rocas. Puedes ver cómo lo hacen en éste vídeo.